jueves, 13 de noviembre de 2014

EVOCACION


Habitas en mí

como yo en tu rosa

viva,

atemporal,

aunque las espinas desangren ausencias

y la piel palidezca sin tu tacto.

Sin tiempo

ni espacio que lo contenga,

sembraste este indómito amor

de matices intensos

y campos fértiles

que custodio como recuerdo de la infancia.

Pétalos de terciopelo

recorren mis puntos cardinales

y la emoción de ser tuya

es una ardiente

estrofa perfumada.