domingo, 3 de febrero de 2013

A TI





                                                    
Como el alba,

                     natural,

                               mente  abierta

                               en la quietud  de mi ser dormido,

                                                                                    apareciste.


Si te esperaba, no lo sé.


 Apenas una alarma   repite su canción.

Despunta la mañana

                                y tu voz allí

                                                   como el sol
que abraza

                 desde las sábanas a la vida .


Salgo a la calle

                         con tu risa de la mano.


 No espero nada.

Estás.

En la habitación

el silencio parpadea estrellas en las miradas

                                                                     cómplices,

                                                                     suspendidas sutilmente

entre mi abrazo y tu beso.


                                                        
                             



2 comentarios:

  1. querida ELI, por fin regresaron las hadas, las brujas y los duendes, habíamos quedado librados a nuestras suertes, y sin ellas y sin ellos, algo falta y se siente.
    Un abrazo mi querida amiga
    cerasale314@gmail.com

    ResponderEliminar