martes, 8 de enero de 2013

Debajo del vestido



Esta noche

 mi verso

desnudo de horizontes

anclará sobre tu sombra sin  vértices.


Por el sendero de tu espalda

que besa la  noche
                                pariré estrellas,


                                                    renovada de esperanza.
Mirándote,

                                despojada de mí misma

confluiré en tus arterias

con un alarido prodigioso

                                            y los dedos serán  entre los cuerpos

arte naciente

susurro sin tiempo.