lunes, 24 de octubre de 2011

CREO




Hambriento mundo que

devoras placeres y ansias de poder

al despuntar el día.

Vomitas tu rencor

en estruendos de guerra

mientras se duerme el odio

en el ocaso de la absurda pobreza.

Ängeles frente a mi

pasean su candor entre las llamas.

Ingenuidad que das tu mano abierta

y dejas ver de la cosecha,lo mejor.

Frente al bullicio que engalana el espacio

la piel se eriza y estalla en nuevas sensaciones.

Y es entonces cuando creo que se puede,

y lo grito a viva voz!

Corro a la calle a esparcir las semillas

y regalar a aquel que entienda, mi alma.

Cosecha tú , tu propia siembra,

en este mundo hostil

contra todos los preceptos

seamos pequeños sembradores de paz.

y un amanecer nuevo se alzará radiante ante nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario