domingo, 18 de enero de 2009

LA MANCHA DE HUMEDAD

























Cuando era muy pequeña
recuerdo que tenia una imaginación y una capacidad de soñar increíble y realmente los juguetes no existían en mi mundo, todo el tiempo mi hermana y yo inventábamos y creábamos juegos que hoy, analizándolos a tantos años me hacen reír bastante, pero también me muestran la característica de muchos chicos de aquella época que podían prescindir de los juguetes y de la necesidad compulsiva que tienen los niños de hoy en su mayoría de tener...y tener...y tener...acumular...arrumbar una serie de objetos que van de acuerdo a las modas y éxitos televisivos del momento, y da un poco de tristeza ver como se ha perdido esta capacidad de JUGAR...hoy los chicos en medio de esta supuesta ABUNDANCIA...que no hace más que mostrar CARENCIA... se ABURREN...dejan de ser niños...piensan como adultos...actúan como adultos, a veces deben tomar responsabilidades de adultos...no es una critica que tengan algunas responsabilidades, siempre que las mismas estén acordes a su edad...Pero también es verdad que esta faceta de creación y de enriquecimiento interior que solo puede darles el juego está como dormida...y mucho tenemos que ver los adultos.Ya en la escuela, y no recuerdo bien en que grado en una oportunidad tuvimos que leer Chico Carlo de Juana de Ibarbourou y lo que para muchos de mis compañeros significo un verdadero " plomo", a mi me llevó a descubrir que esta "señora" había escrito las mismas cosas que yo imaginaba de niña en esos viajes increíbles cuando en las siestas o en la noche el sueño no llegaba rápidamente y era tan placentero dejarse llevar por las imágenes...bellas imágenes que estaban allí todo el tiempo pero que cada día transportaban a lugares mágicos y diferentes...





Hoy les dejo un fragmento pequeño, que a mi me trajo tantos recuerdos! y también, recordarles amigos que lo mejor que podemos hacer es acercar a los chicos a la lectura...que es puro placer y crecimiento...solo hay que incentivar este hábito... ya que en un hogar donde se lee, seguramente los chicos leerán o se pondrán en contacto con otras manifestaciones artísticas que los lleven a expresarse armoniosamente.……………………………………………………………………………………………………...No existía el empapelado, pero sì la humedad sobre los muros pintados a la cal. Para descubrir cosas y soñar con ellas, da lo mismo .Frente a mi vieja camita de jacaranda, con un deforme manojo de rosas talladas a cuchillo en el remate del respaldo, las lluvias fueron filtrando para mí, de regalo, una gran mancha de tonos amarillentos, rodeada de salpicaduras irregulares capaces de suplir las flores y los paisajes del papel más abigarrado.En esa mancha yo tuve cuánto quise :descubrí las Islas de Coral, encontré el perfil de Barba Azul y el rostro anguloso de Abraham Lincoln, libertador de esclavos, que reverenciaba mi abuelo; tuve el collar de las lágrimas de Arminda, el caballo de Blanca Flor y la gallina que pone huevos de oro; vi el tricornio de Napoleón, la cabra que amamantó a Desdichado de Brabante y montañas echando humo, de las pipas de cristal en que fuman sus gigantes o sus enanos .Todo lo que oía o adivinaba cobraba vida en mi mancha de humedad......Cuando mi madre venía a despertarme todas las mañanas, generalmente ya me encontraba con los ojos abiertos, haciendo mis descubrimientos maravillosos-

2 comentarios:

  1. que fascinante es tomarse un respiro y volver atras, mirarse un poquito desde afuera, cuando todavia la inocencia estaba pintada en la piel, cuando los sueños era lo unico importante!.

    gracias por regalarme un momento para conversar con mi yo "niña"

    Hermoso!
    Besos
    lilya

    ResponderEliminar
  2. hola Lilya...es verdad..a veces cuesta mirar hacia atrás y siempre encontramos detalles que resignifican el " ser niño"...y poder en la adultez imaginar.....soñar......permitirnos en medio de la vorágine cotidiana instantes maravillosos de silencio para el recuerdo.

    ResponderEliminar